Energía Eólica

La energía eólica es una de las energías renovables más conocidas. Probablemente, esto es debido a que los famosos molinos que sirven para producir esta energía, son bastante característicos. Es posible divisarlos de forma sencilla en un montón de lugares diferentes, desde en las montañas de una ciudad, hasta circulando con el coche por la carretera. Básicamente, la energía eólica es aquella que consigue producir energía eléctrica gracias a la fuerza del viento. De esta forma, se consigue obtener electricidad de una manera limpia, sin contaminar el medio ambiente.

Artículos Relacionados

 

Diferentes tipos de energía eólica

energía eólica ejemplos

Pese a que se trata de una energía que utiliza la fuerza del viento para producir energía eléctrica, es posible encontrarse con diferentes tipos de energía eólica según la función que pretendamos obtener de la misma. Básicamente, lo que vamos a encontrarnos, son pequeñas diferencias en los denominados molinos o aerogeneradores. Así, buscan una forma o estructura determinada, según las necesidades o lo que se vaya a buscar con ellos.

El origen de la energía eólica

En primer lugar, definimos comúnmente como molino, es habitualmente es utilizado para poder extraer agua del subsuelo en las zonas rurales. Estos molinos, son bastante más simples que los modelos que vamos a ver a continuación, pero realmente llevan a cabo su función de una forma bastante eficaz. Gracias a las numerosas palas con las que cuentan, son capaces de empezar a bombear el agua, prácticamente con una brisa.

Aerogeneradores: el elemento clave para la generación de electricidad

Una versión más avanzada de estos molinos, serían los denominados aerogeneradores, que pueden ser tanto verticales, como horizontales. Esta disposición depende de la posición que ocupen. Los aerogeneradores ya se encuentran especialmente diseñados para producir electricidad y existen de varios tamaños y de varias potencias. Por tanto, se trata de la tecnología puntera de la energía eólica y básicamente se encuentran en constante evolución para poder conseguir producir más energía.

Los aerogeneradores están compuestos de dos elementos principales, por un lado nos encontramos con un rotor que está formado por un eje y sus palas y por el otro lado un generador que es el que se mueve por el arrastre del rotor. Dependiendo de la posición que ocupe el eje de rotación, nos encontramos como hemos dicho antes con aerogeneradores verticales y horizontales. Cada uno tiene sus puntos fuertes y debilidades.

¿Qué tipos de aerogeneradores hay?

Los aerogeneradores verticales

Por su parte, los aerogeneradores verticales cuentan con la principal ventaja de que no tienen que estar obligatoriamente orientados a la dirección de donde sopla el viento. Es decir, que independientemente de la misma, se acciona su rotor. Otro aspecto importante, es que los equipos de generación de energía con los que cuenta, se ubican en la base del aerogenerador. Por tanto, las tareas de mantenimiento son mucho más sencillas y localizadas.

Los aerogeneradores horizontales

Por su parte, los horizontales, necesitan que el plano de rotación de sus aspas se encuentre de forma perpendicular al viento. Esto es para poder captar la mayor cantidad de energía. De esta forma, para poder optimizar dicha energía, es capaz de adaptarse a las diferentes direcciones. Para ello, hace falta la instalación de un mecanismo que permita poder realizar estos giros. Pese a toda esta cantidad de material adicional que hace falta para conseguir que estos aerogeneradores se encuentren siempre en la posición más favorable, se consigue captar de una forma más eficaz toda la energía necesaria debido a esa capacidad de adaptación. Por tanto, estamos ante uno de los modelos que más se demanda. Es por ello, que son los más comunes de ver en cualquier instalación.

¿Cómo se forma la energía eléctrica?

Independientemente del modelo utilizado, el procedimiento es el mismo. Básicamente se trata de aprovechar la energía cinética. Esta energía mediante la cual se mueven las aspas gracias a la fuerza del viento, genera energía mecánica. La energía mecánica, concentrada en el rotor, se aprovecha para generar electricidad mediante un alternador. Para esto, es necesario utilizar un multiplicador, que aumente el número de revoluciones del rotor.

Relación de la energía eólica con la solar

Pese a que puedan parecer energías renovables diferentes, en realidad tienen mucho que ver. Esto es debido a que la radiación solar, consigue hacer cambios de presión y de temperaturas en la atmósfera. Mediante los cuales, se consigue que el aire se ponga en movimiento. De esta forma, este aire es como hemos visto anteriormente, aprovechado por estos aerogeneradores para producir la energía eléctrica.

Por supuesto, el resto de parecidos, serían que ambas se tratan de un tipo de energía renovable ya que ambas son limpias y por supuesto, proceden de una fuente inagotable.

¿Qué son los parques eólicos?

Se denomina parque eólico a la agrupación de estas turbinas o aerogeneradores para poder producir energía eléctrica en una mayor escala. De esta forma, se aprovechan ubicaciones que puedan ser más propensas a estos vientos. Estas pueden ser las zonas cercanas a la costa debido a la cantidad de corrientes térmicas que se provoca entre el mar y la tierra o zonas montañosas, en donde se den fuertes vientos o planicies continentales.

¿Qué ventajas y desventajas presenta la energía generada por el viento?

La principal ventaja de la energía eólica es su esencia, la de una energía renovable. Se trata de una energía limpia que no produce ningún residuo durante su producción. De esta forma, podemos producir energía eléctrica sin contaminar y de una forma bastante sencilla.

En la energía solar, tenemos la certeza de que todos los días va a salir el sol, sin embargo con la energía eólica, muchas veces resulta bastante complicado el predecir si va a haber viento o no. De esta manera, puede que en determinados momentos se produzca mucha menos energía debido a la carencia de este viento, pudiendo dejar sin suministro eléctrico a sus demandantes. Por ello, se complementa con otros tipos de energía.

Otra de sus desventajas principales es la contaminación acústica. Esto se debe a que el giro de las palas produce un gran ruido. Sin embargo, se suelen situar en zonas alejadas a la población.