Bomba de calor ACS

Bomba de calor ACS
5 (100%) 1 vote[s]

Dentro de la energía solar térmica, el agua caliente sanitaria es uno de los elementos más necesarios dentro de cada vivienda y cuyo uso mejora de forma considerable la calidad de vida de un hogar. Cuando nos referimos a agua caliente sanitaria, estamos hablando de agua potable que ha sido calentada y que se utiliza para el consumo humano diario. Esto puede ser dentro de su uso sanitario como por ejemplo el baño o la ducha o también para la limpieza con el fregado de los platos o la lavadora, así como cocinar. Para lograrlo, el uso de la bomba de calor ACS es fundamental.

El agua caliente sanitaria se utiliza en casa usando una bomba de calor ACS para su uso doméstico

Aproximadamente un 25% del consumo energético del hogar está calculado que se destina para esta agua caliente sanitaria. Está claro que se puede utilizar en muchas funciones y que cuantas más personas habiten en una casa, más elevado será su consumo. De esta forma, la manera de calentar el agua, es una de las grandes preocupaciones de la familia y en donde más formas se busca para poder ahorrar. Habitualmente se conciben a los termos el mayor protagonismo a la hora de conseguir esta agua caliente sanitaria, pero sin embargo, vamos a ver como existen alternativas que cumpliendo con la misma función, resultan mucho más económicas e igual de eficaces, como son las bombas de calor.

Antes de seguir con la lectura, quizás puedan resultarte de interés estos posts:

Artículos relacionados

Definición y funcionamiento de bomba de calor ACS

Las bombas de calor son unos aparatos que tienen como objetivo calentar el agua de la vivienda, consiguiendo agua sanitaria para su uso diario.

¿Cómo funcionan las bombas de calor ACS?

El funcionamiento de una bomba de calor ACS es bastante sencillo y básicamente para poder calentar el agua, evapora y condensa un refrigerante dentro de un circuito cerrado. Se trata de un caso completamente opuesto al que utiliza el frigorífico. El frigorífico se encarga de sacar el calor de su interior para pasarlo al exterior. La bomba de calor ACS por el contrario y es pasar el calor del exterior al agua del propio depósito, consiguiendo calentar el agua.

¿Qué modelos hay?

Las bombas de calor para funcionar necesitan de dos pequeñas aberturas. En una de ellas, tomarán el aire del exterior y en la otra producirán las descargas. De esta manera, tenemos dos modelos diferentes en donde poder elegir, dependiendo lo que más nos interese o se ajuste a nuestras necesidades.

Si atendemos al primer modelo, tanto la toma como la descarga del aire se produce en la misma sala en donde se encuentra instalado el equipo. En este modelo, hace falta que el habitáculo sea lo suficientemente grande para no tener ahogado al aparato. En un segundo modelo, la toma y descarga del aire es conducida a través de dos pequeños conductos. Se trata de un modelo algo más complejo pero que suele por resultar una solución bastante más óptima. De todos modos, la elección de cada modelo se basará en diferentes criterios como lo que estemos dispuestos a pagar por el mismo o también la cantidad de agua caliente sanitaria que necesitamos en nuestro día a día, por lo que en la elección entre uno y otro intervendrán bastantes más factores.

Ventajas de contar con una bomba de calor ACS

Si decidimos optar por un modelo de bomba de calor ACS para conseguir el agua caliente sanitaria en nuestra casa, tendremos que conocer las ventajas que nos implican. Como hemos visto, el funcionamiento de estas bombas de calor pasa por recoger el aire que se encuentra a su alrededor, por eso que haga falta un espacio lo suficientemente grande como para poder disponer de dicho aire. Teniendo en cuenta este funcionamiento, la principal ventaja que con esto obtenemos es que más de la mitad de la energía que precisa una bomba de calor ACS para transformar el agua en agua caliente sanitaria la obtiene por sí misma, del propio exterior. Esto quiere decir que no dependerá del suministro eléctrico en su totalidad, consiguiendo obtener un ahorro energético bastante interesante en nuestra factura de la luz.

El ahorro de las bombas de calor

El ahorro conseguido por estas bombas de calor es su principal ventaja frente a otras fuentes como por ejemplo podría ser un termo. Además, todo este ahorro energético, se traduce en una menor contaminación, por lo que estamos ante productos más sostenibles ya que dañan muchísimo menos el medio ambiente al no producir dióxido de carbono.

Además de esto y siguiendo en la línea del ahorro, tanto la propia bomba en sí como su instalación, resulta mucho más económica que otras alternativas para el agua caliente sanitaria. De forma habitual, una bomba de calor ACS es mucho más barata que un termo o una caldera, por lo tanto además de estar ahorrando de forma mensual, también estaremos ahorrando a la hora de comprar el producto, por lo que la amortización de este será mucho más rápida.

Siguiendo también con más ventajas con respecto al ahorro, es que estas bombas de calor no cuentan con un gasto fijo. Al contrario que otros elementos utilizados para calentar el agua, al tener que estar conectados a la corriente eléctrica, estos siempre tienen algún que otro gasto. Esto no sucede en la bomba de calor ACS ya que si no la utilizas, no vas a tener ningún gasto adicional. Además, el único mantenimiento que tiene es el de sustituir los filtros cada cierto tiempo y se trata de un mantenimiento realmente económico.

Conclusiones

En definitiva, podríamos considerar a estas bombas de calor como una fuente de energía renovable dentro de nuestro propio hogar. Se trata de una alternativa más que interesante para poder producir esta agua caliente sanitaria a un bajo coste y sin producir contaminación al medio ambiente.

Sin duda es una buena oportunidad de hacerse con un aparato que nos pueda permitir un ahorro mes a mes, mientras que seguimos produciendo agua caliente sanitaria sin ningún tipo de problema. El agua caliente sanitaria mejora considerablemente el confort del hogar, muchas personas, temerosas de estos gastos, tratan de reducir su consumo al mínimo para tratar de ahorrar algo en su factura de la luz. Ahora con estas bombas de calor, pueden disfrutar tranquilamente de todo el agua caliente que necesiten, sin tener que preocuparse de cuanto pueden llegar a gastar, ya que será realmente poco.